EBA 79-82 PERDEMOS SOBRE LA BOCINA ANTE ESTUDIANTES

Comparte...

NCS ALCOBENDAS: Nico (5), Guirume (6), Hermoso (12), Trachsel (22), Malpede (4) — equipo inicial —. También jugaron Parra (12), Young (7), Mbansogo (5), Fortes (6).

MOVISTAR ESTUDIANTES: Sola (6), Suárez (14), Vanaclocha (8), Martínez (0), Alderete (18) — equipo inicial —. También jugaron Grytsak (5), Giedraitis (7), Héctor (0), Diagne (0), Arroyo (13), Tamayo (11).

PARCIALES: 18-19; 15-23; 17-21; 29-19.

ÁRBITROS: Vázquez Fernández y Chacón Blázquez (colegio madrileño). Sin eliminados.

PABELLÓN: Antela Parada. Unos 150 espectadores.

Alcobendas (Madrid) / Sergio Asenjo

Partido de los que hacen afición nos ofrecieron el NCS Alcobendas y el Movistar Estudiantes. En un partido jugado de tú a tú por ambos equipos un triple postrero de Tamayo dio la victoria a los colegiales por 79-82. Los granates fueron a remploque los 40 minutos debido en gran parte a la defensa asfixiante de los capitalinos. Tras un mal segundo cuarto y el varapalo del triple de Sola sobre la bocina del tercer cuarto, los de Ramírez tiraron de casta y coraje para llegar a levantar 16 puntos en contra al comenzar el último cuarto. No se pudo remontar finalmente y se acabó cayendo por un resultado muy ajustado. No hay tiempo de lamentaciones y este fin de semana se vuelve a la competición, otra vez en el Antela ante el Uros de Rivas Bon Lar.

El NCS Alcobendas se presentaba ante su público para jugar el partido aplazado de la jornada 14 que tenía que enfrentar al Movistar Estudiantes. Tras dos excelentes victorias ante el líder y el Quintanar, el partido ante el Estudiantes no iba a ser fácil. Los colegiales que estaban un puesto y una victoria por debajo de los granates están realizando una buena campaña y no están pasando tantos apuros como en años anteriores aunque venían de caer con claridad ante el líder.

El partido comenzó con los granates muy centrados y cargando el rebote ofensivo. Tras tres capturas, Hermoso abría el marcador pero era replicado por Sola (3-3, min. 1). Ambos equipos jugaban con mucho descaro en posiciones ofensivas, a veces demasiado, lo que provocaba errores (5-5, min. 2). Fue Alderete el que dio la primera ventaja a los del Maeztu tras una bandeja (5-7, min. 3). La salida había sido buena pero la defensa capitalina era asfixiante y los alcobendenses estaban erráticos cara al aro (5-10, min. 5). Un triple de Parra y una transición finalizada por Fortes devolvía las tablas en el marcador (10-10, min. 6). Parra, que estaba inspirado, hacía su segundo triple de la tarde (15-14, min. 8). El último minuto y medio granate fue malo que se culminó con una bandeja de Sola que dejaba al Estudiantes por delante al final del cuarto (18-19).

El segundo cuarto fue de dominio colegial. Los granates no estuvieron finos y vieron como los estudiantiles ampliaban la renta. Y eso que el comienzo de cuarto fue desastroso en ambas escuadras. No había acierto y tan solo un triple del Estudiantes que llevarse a la boca (18-22, min. 12). La individual press a toda cancha era un suplicio para los locales (19-26, min. 13). Un triple de Suárez llevaba la ventaja a la decena y con ello Ramírez tuvo que pedir tiempo (19-29, min. 14). El atasco era mayúsculo y cada canasta costaba sudor y lágrimas. La ventaja rondaba los 10 puntos por lo que Estudiantes se sentía cómodo ante un NCS que no era capaz de remontar. Con 33-42 se llegó al decanso.

Ramírez metía a Young para intentar cambiar la dinámica del partido que en la primera parte le había sido adverso (33-45, min. 22). Importante la defensa presionante de los estudiantiles, que sabedores de su amplitud de banquillo, querían agotar a los granates. Poco a poco los granates se querían meter en el partido. Guirume apretaba el marcador tras una gran penetración (39-45, min. 23). Cuando parecía que se podía revertir el resultado, los del Maeztu volvían a apretar el acelerador y marcharse en el marcador (41-50, min. 26). Los colegiales castigaban cada error del NCS. Alderete con un triple devolvía la ventaja hasta la decena (47-57, min. 28). Un triple de Sola desde su campo cerraba el cuarto con la máxima ventaja para los visitantes (50 -63).

Y peor se puso cuando nada más empezar Arroyo clavaba otro triple. El 50-66 parecía definitivo a tan solo 8 minutos del final del encuentro. Además cuando no se estaba muy acertado de cara a canasta. El perímetro no estaba funcionando. Ramírez buscaba el revulsivo en el banquillo. Subía la línea de presión a toda cancha pero al principio la ventaja no se reducía en exceso (52-66, min. 33). Sebas obligaba a pedir tiempo al técnico estudiantil tras un canastón (58-68, min. 34). El NCS se lo estaba creyendo. Hermoso con un triple ponía la distancia en tan solo 5 (65-70, min. 35). Al Estudiantes le pesaba la responsabilidad. Y todo lo que no le había entrado al Alcobendas ahora sí le entraba (72-73, min. 38). Tras un intercambio de canastas Parra empataba el encuentro a falta de un minuto (77-77). Vanaclocha adelantaba a los suyos con un palmeo al que respondió Hermoso. En la última posesión, Tamayo sobre la bocina le ganaba la partida a Hermoso y con un triple liquidaba el partido.

Comment is closed.

El CBA en las Redes Sociales